20N. Democratizando las calles de Guadalajara

Crónica y fotos de Enós-Tomás Pastrana Delgado, responsable de Alternativa Republicana Guadalajara.

15133944_10210638223974561_916543184_o

El pasado domingo 20 de noviembre celebrábamos que hacía 41 años que el Dictador fascista Franco moría en su cama en la primera planta del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, donde hasta hace pocos años (menos de 5), aún había una placa laudatoria en honor del Dictador, placa que se quitó al realizar unas reformas y de la placa nunca más se supo. Y es que, si un médico tiene que elegir entre poner su nombre en la puerta de su Servicio o el de otro, elige el suyo, claro.

En Guadalajara, nos reunimos un grupo de gentes, de diferentes partidos políticos (y de ninguno también, personas individuales), convocados por Ahora Guadalajara y el Foro Por la Memoria de Guadalajara, para realizar un Acto aprobado en el Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara por mayoría, propuesta presentada por Ahora Guadalajara con el apoyo del PSOE, la abstención de Ciudadanos, y como es natural con el voto en contra del Partido Popular, cuyos orígenes franquistas todos conocemos, y que el PP se resiste a ejecutar después de 14 meses de aprobada “porque no hay plazo legal para ejecutarlo”, según concejales del Partido Popular, y con una carta enviada por el Alcalde a todos los vecinos de las calles afectadas pidiendo disculpas por la Proposición aprobada democráticamente en el Pleno.

Como el Ayuntamiento y el Alcalde son renuentes a obedecer Acuerdos del Pleno que no lleven su visto bueno, Ahora Guadalajara y el Foro por la Memoria de Guadalajara, organizaron tal Acto para cambiar los nombres de esas calles con nombres de personajes nazis por otros más democráticos, como ya hemos dicho.

Aunque caía una lluvia fina, unas 200 personas nos reunimos en la explanada del Parque del Infantado, y allí se empezó a organizar el acto, al ritmo de las dulzainas alcarreñas y con una gran presencia de todo tipo de medios de comunicación, tanto locales como regionales, con la televisión oficial regional entre ellos.

Cuando llegó la hora, dio aquello comienzo, exponiendo los nombres que los vecinos habían votado que se pusieran en sustitución del callejero nazi que tanto le cuesta cambiar al Ayuntamiento. Estos eran los nombres a poner:

Calle del Teatro
Calle de Fernando Yela
Travesía de La Carrera
Calle de La Carrera
Calle de Tomasa Cuevas
Plaza del Infantado
Calle de las Higueras

La mayoría de estos nombres ya son, popularmente, así conocidos por los habitantes de Guadalajara de manera tradicional por los ciudadanos.

Se empezó por la Plaza del Infantado (¿alguien en Guadalajara la conoce por otro nombre que no sea ese?), y desde allí, alegres a pesar de la fina lluvia, nos fuimos cerca de la Concatedral, y allí, pusimos el nombre de Fernando Yela en vez del nombre del nazi que ahora la denomina. Para la gente de Guadalajara, Fernando Yela es el ejemplo de maestros integral, querido por muchos de los que fueron sus alumnos, y por todos respetado. Después de la intervención de un amigo íntimo del Maestro Yela, y la lectura por una de sus hijas de uno de sus poemas, ya con el nuevo nombre puesto, nos fuimos La Carrera arriba hasta la siguiente calle, la Travesía de La Carrera, que ahora lleva el nombre de un policía nazi y represor. Allí, nuestro amigo Pedro García Bilbao se subió a la escalera y puso el nuevo nombre a esa calle.

Seguimos adelante, llegamos al comienzo de La Carrera, y allí cambiamos el nombre a esa calle. En ese punto, pude observar dos coches de la Policía Nacional en la entrada del Parque de La Concordia, y otro de la Policía Local en La Carrera a pocos metros de la concentración que, reitero, en todo momento fue pacífica y lúdica, y con el sonido de las dulzainas como música de fondo.

Pedro García Bilbao
Pedro García Bilbao

Con un parlamento breve de Pedro García Bilbao, y unos “¡¡¡ Viva la República, Viva la Tercera República Española !!!”, poco después, y dada la hora (cerca de las 14 horas), los organizadores del Acto (Ahora Guadalajara y el Foro por la Memoria de Guadalajara, sin cuyo trabajo previo durante semanas nada de esto podría haberse hecho ni haber salido tan bien), dieron por disuelta la reunión.
Una vez acabado el acto, y cuando la gente ya se estaba yendo, la Policía procedió a identificar a dos de los asistentes al acto, nuestro amigo Oscar y Pedro García Bilbao, para proceder a multarles y denunciarles por haber tenido participación en el acto.

Dos horas después, el Alcalde, haciendo un uso alegal de los servicios municipales, ordenó a los Bomberos del Ayuntamiento el retirar las nuevas placas, desobedeciendo con ello un acuerdo del Pleno del Ayuntamiento. Bomberos, todo sea dicho, que mostraron en su twitter no oficial su disconformidad con la orden recibida calificándola de ilegal por parte del señor alcalde y su partido.
Aunque claro, un partido que tiene su origen directo en el Partido Único del Dictador (Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, luego Movimiento Nacional, luego Alianza Popular con sus Siete Magníficos Ministros franquistas con Fraga a la cabeza, y ahora Partido Popular), no se puede esperar uno que un alcalde de un partido con un historial así sea “demócrata” ni obedezca las decisiones de la mayoría…a no ser que se empleen los sobres, como ya estamos comprobando en asuntos como la Gurtel, la Púnica y tantos otros, que definen de sobra a ese partido como algo más parecido a una mafia que a una organización política democrática de derechas equiparable a la Derecha Europea que surgió después de 1945, y cuyo compromiso antifascista nadie pone en duda. En España no existe una ultraderecha potente como en otros países de Europa, porque la ultraderecha española está toda dentro del Partido Popular.

15152481_10210636906501625_1918456467_o

Con el acto del 20N de democratizar el callejero de nuestra ciudad, damos un paso enorme para obligar al partido de gobierno municipal a ejecutar las decisiones del Pleno del Ayuntamiento, le gusten…o no. Porque esa es la Democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *