Comunicado de Alternativa Republicana: No a la Ley Mordaza.

La criminalización de la protesta social choca con todas las libertades de expresión y derechos de manifestación que supuestamente están recogidas en la constitución y en un estado de derecho y, por ende, democrático.
El Gobierno de España pretende utilizar, UNA VEZ MAS su mayoría absoluta parlamentaria, para aprobar una nueva Ley de Seguridad Ciudadana, hecha a la medida de los paises y estados mas dictatoriales de planeta, que criminaliza de manera contundente Y DESPROPORCIONADA la protesta ciudadana, así como el derecho a informar y ser informado, incumpliendo de forma flagrante el artículo 20.1b de la Constitución.
Es decir, el derecho de todos los ciudadanos a criticar de forma publica, su desacuerdo o descontento con las politicas o actuaciones del gobierno.
Esta ley es otra mas, de las medidas legales represivas del gobierno de Rajoy, que contradice de manera clara la razón, las libertades y los derechos más fundamentales del ciudadano.
Además de ser una medida represiva e inconstitucional, atenta contra los derechos humanos, derechos que Alternativa Republicana, obviamente defiende y abandera escrupulosamente.
Esta nueva acción caciquil y ditatorial, tomada por el ejecutivo del Partido Popular, refleja el miedo en el gobierno y los mercados ante todas las manifestaciones publicas ciudadanas de rechazo a sus medidas económicas, políticas y sociales.
El miedo está empezando a cambiar de bando.
Desde Alternativa Republicana rechazamos esta ley mordaza más propia de un tribunal de la Santa Inquisición y de regímenes totalitarios.
Los gobernantes deben recordar que son los representantes de los ciudadanos y, como teoricos demócratas, se deben a la ciudadanía y ésta tiene el deber y la obligación de exigir responsabilidades cuando el ejecutivo incumple su programa político, o simplemente, atenta de forma directa contra el estado de bienestar y los derechos constitucionales de todos los españoles.
La cristalización de la protesta social es propia de regímenes dictatoriales, no de sistemas democráticos.
Ninguna democracia puede negar el derecho a protestar cuando los gobiernos incumplen sus promesas, ya que protestar es declarar que esto o aquello no es cierto y en democracia los ciudadanos tienen el deber moral de protestar.

 

ALTERNATIVA REPUBLICANA