Comunicado sobre la retirada del escudo franquista del Rectorado de La Universidad de Sevilla

Comunicado de la Agrupación Provincial de Sevilla de Alternativa Republicana.

escudo universidad
Ya era hora. Por fin La Universidad de Sevilla ha decidido retirar de la fachada del Rectorado, antigua Fábrica de Tabacos, el ignominioso escudo franquista que insulta a todos aquellos que nos sentimos demócratas.
Tarde se ha incorporado nuestra Universidad a los esfuerzos por recuperar la memoria histórica en comparación a otros importantes centros universitarios como la Complutense o la de Granada.
En de mayo de 2009 su Consejo de Gobierno aprobó una serie de actuaciones para restablecer la dignidad de los represaliados republicanos y condenar el golpe y la dictadura. En este acuerdo se instaba a que, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica de 2007, “se proceda a catalogar y suprimir -cediendo en su caso tales objetos al futuro museo de la ciudad- todos aquellos símbolos, escudos o lápidas que actualmente albergan los edificios de la Universidad de Sevilla y que contengan menciones conmemorativas o de homenaje y exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar de 1936, de la guerra civil y de la dictadura franquista o sus protagonistas”.

Un largo año tuvo que pasar para que la Universidad Hispalense retirase en octubre de 2010 sendas placas franquistas de la Politécnica y el Colegio Mayor Hernando Colón.

Tardíos fueron los actos de desagravio a los más de 60 profesores del claustro universitario que fueron represaliados por las leyes franquistas, condenando “las sanciones que, entre 1936 y 1975, fueron impuestas por motivos políticos e ideológicos al personal de la Universidad”.
Desde Alternativa Republicana aplaudimos cualquier acción que vaya dirigida a dignificación de la memoria histórica. La retirada de símbolos franquistas no es una cuestión baladí o de venganza, es de raciocinio, de justicia y de aplicación de la ley. Un país que se precia de ser una democracia plena ni puede ni debe ensalzar una dictadura con monumentos, placas, símbolos o calles a aquellos que la hicieron posible.
En nuestra ciudad aún quedan algunos de estos, por lo que exigimos el cumplimiento de Ley. En ningún país democrático que haya sufrido una dictadura queda recuerdo en monumentos o en el nomenclátor de sus vías o poblaciones.
Al parecer seguimos siendo diferentes.
Ojala llegue el día en el que sean innecesarios estos comunicados porque ya no existen los motivos para emitirlos y nuestro país sea una verdadera y plena democracia: Una República.