Con el pueblo se han topado o algo está cambiando

Javier Sola. Secretario General de # SOMOS Alternativa Republicana Aragón.
Javier Sola. Secretario General de # SOMOS Alternativa Republicana Aragón.

Después de varias días de lucha popular, el alcalde de Burgos, Javier Lacalle ha decidido paralizar las obras del bulevard de Gamonal, ese barrio burgalés que cómo Fuente Ovejuna, se ha unido en una marea imparable para impedir un nuevo pelotazo urbanístico que trataba de enriquecer aún más a la élite dominante del PP, a costa del bolsillo del contribuyente y de dificultar el transporte al centro de la ciudad.
Cómo una nueva aldea gala, que resiste hoy y siempre al invasor, los vecinos de Gamonal, han demostrado que sí se puede y nos han dado a todos, una clase magistral sobre como hay que hacer las cosas.
Con el bravo pueblo se ha topado un alcalde que se había creído que podía convertir una ciudad como Burgos en su cortijo particular haciendo y deshaciendo según le viniera en gana, a él o a sus amiguetes.
Pero no, Gamonal se ha rebelado, hasta tal punto que el asunto ha llegado al despacho del Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, o al del Ministro del Interior, Fernández Díaz, el cual no ha dudado en criminalizar a los manifestantes y asegurar falazmente que el foco de la protesta lo lideraban grupos antisistema que lo único que buscan es la violencia por la violencia.
Cómo si alguien se creyera aún hoy un discurso que forma parte del actual sistema mediático-represivo, y que sirve de apoyo a la violencia física que el propio sistema ejerce sobre el pueblo,
Y la maquinaria del estado de “derecho” se pone en marcha enviando un centenar de antidisturbios desde Valladolid para que impongan una paz marcial a golpe de porra, o toques de queda.
Y a pesar de todo, Gamonal ha vencido, por lo menos por ahora, porque no cabe duda de que el “señor” alcalde, que dice haber contado con el consenso de la población para llevar a cabo este proyecto, aunque el único consenso al que llegó fue con los suyos, este “señor” alcalde, lo volverá a intentar. No ahora, porque entonces habrá quien tire del hilo y al final aparecerán nombres de personajes relacionados por ejemplo con la trama Gürtel, y condenados por corrupción a principios de los 90. Pero lo volverá a intentar, sí, cuando piense que las aguas han vuelto a su cauce, cuando crea que es de nuevo el momento; pero con el bravo pueblo se volverá a encontrar, una y otra vez, él y toda una clase dirigente que no solo gobierna a espaldas del pueblo, sino que lo hace contra el pueblo.
Por eso los vecinos no se fían, siguen concentrándose y son conscientes del inmenso apoyo popular que han encontrado a lo largo y ancho de la geografía de este rincón de Europa en el que vivimos.
Y esto es lo que verdaderamente ha asustado al sistema y a este gobierno, la posibilidad de que este conflicto se extienda por todas partes, que Gamonal pase a la historia como el lugar dónde se inició un proceso revolucionario que puso todo patas arriba y subvirtió el orden establecido.
Cuanto me recuerda lo que está pasando en Gamonal, con lo que está ocurriendo en los barrios de Altona, St. Pauli y Sternschanze, en Hamburgo. El pueblo se harta y se rebela, pierde el miedo y sale a la calle a decir basta y a retomar el protagonismo que nos ha ido robando esta mal llamada democracia.
Porque no hay que olvidar que es el pueblo quien tiene el verdadero poder y cuando todos tomemos conciencia de ello, se acabarán mangoneos, corruptelas y demás prácticas, que cual virus letal, se instalan en la sociedad hasta conseguir que las veamos como algo habitual e inherente al ejercicio de la política.
Y es a lo que vamos, es necesaria la PARTICIPACIÓN CIUDADANA.
El ejercicio del poder ha de venir desde abajo, y los políticos solo han de estar al servicio del pueblo y no al revés. Cuando esto no se produce, cuando se toman decisiones de cualquier tipo, que afectan a la ciudadanía, al margen de la ciudadanía, la respuesta, la secuencia lógica ha de ser lo que está ocurrido en Gamonal, un sano ejercicio de recuperación de soberanía popular.
Esto es algo que desde # SOMOS y desde ALTERNATIVA REPUBLICANA estamos exigiendo, la recuperación de la Soberanía Popular.  Y cuanto más grande es el fracaso de las instituciones, más potente será el movimiento de respuesta ciudadana.
La convocatoria de movilizaciones para esta semana, en diferentes puntos del desierto democrático que lleva la marca España, ha de ser el inicio de algo que vaya más allá.
Ha de ser una chispa que prenda en la conciencia de todos, una chispa que genera un fuego abrasador que reduzca hasta las cenizas toda esta podredumbre clasista en la que vivimos, y que coloque a cada uno dónde se merece.
Y cómo no voy a decirlo, esta Soberanía Popular, esta recuperación del poder por parte del pueblo, por parte de la ciudadanía en general, este viento que disperse esas cenizas, solo puede venir desde la República, desde una República de Izquierdas que construyamos entre todos y todas, sin miedos, con valentía. Solo hay que dar un solo paso al frente; será suficiente, Gamonal nos lo ha demostrado, tomemos ejemplo.

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.