¿Cuándo se rebelará la gente? (I)

Javier Sánchez-Mota. Vocal de Movimientos Sociales. Comisión Ejecutiva Federal ALTER

Quien más quien menos ha oído o leído esta pregunta unos cuantos millones de veces. Más aún tras los recientes acontecimientos en Turquía, Bulgaria o Brasil. No sé a vosotras/os, pero a mí me empieza a irritar porque es la típica pregunta que se contesta sola a partir de su propia formulación.

Gente es un conjunto de personas, de individualidades. La gente se rebelará cuando lo haga cada una de sus componentes, porque la gente como ente carece de voluntad intrínseca, pero puede adoptar una voluntad colectiva fruto de la confluencia de las voluntades individuales.

La rebelión ansiada estará más cerca en tanto que más personas sustituyan la pregunta de marras por ésta otra mucho más seria: ¿cuándo me rebelaré yo? No aporta nada esperar una reacción de otros para verla por televisión como quien ve un partido de fútbol. Lo que aporta al futuro de nuestra descendencia es una reflexión personal, seria y profunda, un análisis de la situación y una búsqueda de alternativas viables. Hablamos de la diferencia entre súbditos/as alienados/as a base de pan (cada vez menos) y circo (eso sí, para hartarse, oiga) y ciudadanía responsable y dueña de su destino.

Durante más de 70 años nos han anestesiado y adocenado. No nos dan información para que ejerzamos nuestro sentido crítico, nos dicen directamente lo que debemos pensar. Si la situación se tensa demasiado nos ofrecen un chivo expiatorio en el que volcar nuestra rabia, no hay problema, está previsto por el sistema, hay recambios de sobra. Cada vez hay más personas que se niegan a sacrificar su dignidad ante el poder, que tratan de informarse por vías alternativas menos manipuladas, que no creen dócilmente sino que razonan como seres humanos libres. Cada vez hay más republicanas y republicanos para la República, aún no somos suficientes pero lo seremos.

Durante más de 70 años nos han imbuido, mediante un concienzudo lavado de cerebro colectivo, una moral nacionalcatólicocapitalista (ahí queda eso) que anulase cualquier conato de acción política popular. Puede parecer que tuvieron éxito, pero no es así. Cada vez hay más personas que reclaman la propiedad de su cerebro, que no se consuelan con promesas postmortem, que valoran su libertad por encima de sus posesiones, que no delegan pusilánimemente su derecho y deber a la acción política. Cada vez hay más republicanas y republicanos para la República, aún no somos suficientes pero lo seremos.

Podemos crear otra generación que no haya visto luchar a sus padres o podemos acabar con este absoluto desastre.

Yo ya me he rebelado y me siento bien, me siento libre. ¿Y tú?

Málaga, 25 de Junio de 2013.

    Un militante de Alternativa Republicana (ALTER) de Málaga.

    Salud y República.

Cosas Mias es el blog personal de nuestro compañero Javier Sánchez-Mota
Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

2 comentarios en ¿Cuándo se rebelará la gente? (I)

  1. Por desgracia, en España, un país de pasado revolucionario, la mayoría de los trabajadores han olvidado qeu son clase obrerra y piensan como burgueses.

    Por suerte, los movimientos sociales, los partidos de izquierdas alternativos, el cooperativismo, la economía social, van despertando poco a poco, hay que hacer ver a la gente que el cambio empieza en una mismo, y recordarles que los suyos son la clase obrera, no sólo catalana, andaluza, cántabra, etc. Española en general, sino también la clase obrera francesa, italiana, griega, etc…Menos fronteras y más clase obrera!

  2. Al margen de las nomenclaturas, que son poco importantes cuando queremos decir lo mismo, como integrantes de la izquierda solidaria y transformadora no podemos evitar nuestro componente internacionalista. Pero ante una situación de extrema gravedad como la que vivimos, no queda más remedio que plegarse ante la efectividad. Si tenemos problemas para confluir en el entorno de España, imagínate si quisiéramos hacerlo de forma global.

    Opino que debiéramos aprender de la historia reciente. En Suramérica, independientemente de que unos procesos nos puedan gustar más o menos, se ha producido una corriente transformadora a partir de procesos constituyentes de ámbito estatal. Luchemos por una República Española radicalmente democrática y solidaria para después ejercer de faro, de influencia en nuestro entorno exportando Libertad, Igualdad y Fraternidad.

    Salud y República.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *