De las marchas de la dignidad 2014 a las marchas de la dignidad 2015 ¿hemos avanzado?

Paco Arenas.

Hace un año todo parecía posible, de manera conjunta se organizaron las Marchas de la Dignidad, un éxito rotundo de multitud de organizaciones políticas y movimientos ciudadanos y de todo tipo. En aquellas marchas participaron unos dos millones de personas, a pesar del silencio cómplice de los medios de manipulación masiva, a pesar del intento de criminalizarlas por parte del corrupto sistema político que padecemos fueron un auténtico éxito cívico y ciudadano de la Izquierda, ese 22 de marzo todo parecía posible, la emoción y la esperanza se notaba en el ambiente, recuerdo que dije, el Borbón y el cabrón no aguanta otra manifestación igual, el cabrón no lo nombro, ni es necesario que diga quién es, tampoco es necesario que es un presunto corrupto, un patético lameculos y el mayor embustero de la historia de España, cada uno que le ponga el nombre que quiera.

22m
El Borbón abdicó, no se podía jubilar porque para ello debería haber trabajado antes, y gracias a la imposición del bipartidismo corrupto y babeante, no solo no tenemos uno sino que aguantamos y mantenemos dos reyes, dos inviolables impuestos por un criminal y sostenido por presuntos corruptos y la mafia financiera y mediática.

No obstante la abdicación del heredero del dictador provocó ilusión y las calles se llenaron de banderas republicanas en todas las ciudades de España de manera espontánea denunciando la imposición antidemocrática de Felipe de Borbón, esperemos que el breve.  Sinceramente creíamos muchos que la República podría estar cerca, que por fin se produciría la ruptura democrática que nos llevase a la Tercera República Española.

Sin embargo ahora algunos tenemos la sensación de que estamos perdiendo la batalla, que hemos retrocedido en el camino andado, la izquierda está más fragmentada que nunca, no comparto el entusiasmo de algunos, no se trata de reemplazar a nadie, sino de buscar la unión con objetivos claros, un cambio social profundo y la República democrática socialmente avanzada.

Decía mi amigo Salva Artacho hace poco, que en la ciudad de Valencia se van a presentar cuatro fuerzas de izquierdas con posibilidades electorales, en Madrid tanto de lo mismo. ¿Realmente alguien creé que aunque una fuerza de izquierda crezca mucho realmente podrá superar a una derecha unida, a pesar del crecimiento de Ciudadanos? Tenemos derecha fascista y monarquía para rato como continuemos por este camino. La Izquierda debe buscar la unión con objetivos claros, nos separan matices y personalismos, a ellos les unen intereses y corruptelas.

También es importante reconquistar los sindicatos, en la actualidad dirigidos por dóciles y babeantes mastines de este corrupto Régimen, es tan vergonzoso como indigna la actuación cómplice de los secretarios generales de UGT y CC.OO sí Largo Caballero y Marcelino Camacho levantaran la cabeza…

Desde la llegada de Felipe, el mudo, el régimen está reforzando sus cimientos, cada vez más autoritarios y fascistas, la ley mordaza, la manipulación policial, las mentiras y el reforzamiento del terrorismo financiero como sostén principal.

Debemos por tanto buscar cambios reales, cuestionando todo, no podemos ni debemos ir dejando retazos del discurso de la izquierda por el camino, no debemos querer acaparar o contentar sectores antagónicos a nuestros ideales buscando únicamente unos resultados electorales, esos resultados se pueden conseguir con las ideas claras y sobre todo con la unión de la izquierda en un Frente Popular.  Quien pretenda llegar al poder por separado se estrellará o al final si quiere contentar a un amplio abanico social de manera transversal se encontrará que defraudará a unos y a otros y si además no hay claridad, todos los pasos dados hacía el fortalecimiento de la izquierda y el republicanismo que supusieron las Marchas de la Dignidad del año pasado no habrán servido para nada, sino al tiempo.

Hasta hace unos meses todavía se hablaba de unidad, ahora vemos como el principal objetivo de la derecha se está consiguiendo de manera eficaz e inteligente, la consigna de “todos contra Podemos” de la derecha fascista o “todos con Podemos” de determinados medios, están catalizando y agrupando a muchísima gente alrededor de Podemos, pero al mismo tiempo están impidiendo la necesaria unidad de la Izquierda, que es lo que siempre hemos reclamando las mujeres y los hombres de izquierdas. Lo están consiguiendo, el mismo Pablo Iglesias decía que pecaba de soberbio, lo cual es bueno reconocerlo, porque además es cierto y así lo ha contagiado a la formación que dirige, intentando acaparar lo que el PSOE llamaba el voto útil, erigiéndose en líder de la oposición, me temo que como no seamos capaces de llegar a la unión de las izquierdas, el año próximo será realmente el líder de la oposición.

La esperanza del cambio es tan posible como necesaria, se demostró hace un año, depende de todos y cada uno de nosotros, estamos jugando con cartas marcadas, pero quienes conocen las marcas son ellos, la derecha, como trileros nos están haciendo las trampas delante de nuestras narices. Por tanto debemos tener en cuenta que si realmente queremos acabar con este corrupto apéndice de la dictadura debemos sentarnos en una mesa a negociar un pacto de mínimos, con un programa, más allá de Podemos o IU y que sume voluntades e ideas.

Por supuesto que la unidad no es fácil, ¿quién ha dicho que lo sea? ¿Quién ha dicho que sea imposible? ¿Realmente hay tantas diferencias?  En mi opinión la pelota está en el tejado de Podemos, como fuerza, según las encuestas mayoritaria, IU mantiene los mismos postulados que tenía hace un año, los mismo que Podemos tenía hace un año, y creo que esos postulados que hace un año eran válidos ahora también deberían serlo, más unión, más movilización ciudadana y más república como el año pasado y la elaboración de ese programa conjunto de mínimos, luego ya discutiremos los matices, ahora a quien realmente le importe el pueblo y la república debe demostrarlo con claridad y sin ningún tipo de ambigüedad, porque somos de izquierdas y republicanos.

Hay nuevos líderes jóvenes muy preparados, tanto en Izquierda Unida como en Podemos y otras formaciones de izquierdas. Serían inmensas las posibilidades de conseguir un cambio y nuestra ansiada República, pero sin unión esas posibilidades se disuelven como un azucarillo en el café.

¡¡¡¡Salud y República!!!

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *