Democracia vs Abuelo Cebolleta

Javier Sola. Secretario de Organización de Alternativa Republicana y militante de # SOMOS – ALTERNATIVA REPUBLICANA-ARAGÓN.

Javier Sola. Secretario de Organización de Alternativa Republicana y militante de # SOMOS – ALTERNATIVA REPUBLICANA-ARAGÓN.

A falta de confirmación oficial, los escoceses han dicho no a la independencia de su país, por estrecho margen, sí, pero las cosas son como son.
Más allá del resultado, Escocia ha dado un ejemplo de ejercicio democrático que hará historia y que ha de servir de referencia para todos los países europeos dónde existen pueblos que reivindican su identidad nacional.
Algunos respiran aliviados, sin comprender que en este caso, y siendo importante el resultado, lo era también y mucho, el hecho de que Gran Bretaña, con su pasado imperialista, cuajado de traiciones y felonías, ha dado un ejemplo que debería de sonrojar a muchos a los que se les llena la boca con democracia, pero que luego se niegan a que la ciudadanía tenga la palabra.
Algunos los vemos en televisión, pero otros los tenemos cerca, muy cerca e independientemente del color de su bandera, hacen piña y van cogidos de la mano, repitiendo los mismos argumentos una vez tras otra. Asocian Derecho de Autodeterminación con independencia, con ruptura social, con pobreza, con terrorismo, etc, etc.

Scotland


Unos con toda la intención del mundo y no tienen ni escrúpulos ni decencia a la hora de hacerlo, y otros desde el desconocimiento absoluto de lo que es el Derecho de Autodeterminación.
Autodeterminación es ejercicio democrático, es votar, es darle la palabra al pueblo para que decida y aquellos que lo niegan están diciendo claramente que están en contra de un Derecho Fundamental, para luego decir con toda su caradura que son demócratas.
En el caso del Estado Español, los 40 años + 30 de plus de Una, Grande y Libre les ha tatuado en el cerebro el águila imperial que con su ominosa y lúgubre sombra le quitó y le sigue quitando el color a las tierras de este solar ibérico.
Y además de no querer o no saber espantarla, tratan de imponer a los que tienen miras más amplias, a los que creen en la tolerancia, en el diálogo, en la democracia en estado puro, a los que tienen una mente abierta, una España en blanco y negro, la misma de siempre.
En eso no se diferencian un ápice de los que sustituyeron el águila por la gaviota, o de los que destiñeron su bandera para que no molestara la intensidad de su color original.
En fin, habrá que tener paciencia, llegará el día en el que estos aburridos y grises “adalides” de la convivencia, curtidos en mil batallitas ficticias y elevadas artificialmente a épicas gestas artúricas, armados con sus zapatillas de estar por casa, sus batas de guata y sus pipas de marfil, den paso a una nueva generación de ilusiones, esperanza y futuro, mientras ellos son llevados por las inquebrantables leyes naturales hasta sus etéreos palacios en cuyos jardines levantaran monumentos a su propia soberbia y desde dónde observaran el mundo mientras charlan amigablemente con los dioses del Olimpo.
Quien tenga oídos que oiga.