Derechos para las Personas, Obligaciones para las Multinacionales – Stop ISDS

Desde Alternativa Republicana apoyamos esta campaña de recogida de firmas a nivel estatal y europeo con el objeto a detener la inclusión del uso de los tribunales corporativos y a abolirlos cuando ya existan.

Alternativa Republicana forma parte activa de la campaña estatal contra los llamados Tratados de Libre Comercio.

Las multinacionales y los inversores súper ricos están amenazando nuestros servicios públicos, nuestro acceso al agua y a la energía limpia, y la protección de los trabajadores, consumidores y del medio ambiente. En los tratados de comercio de nueva generación, las empresas pueden utilizar el sistema de tribunales privados de inversión (conocido como ISDS), para desafiar a los gobiernos en secreto por aprobar leyes democráticas que protegen a las personas y al planeta, pero que amenazan el beneficio de las empresas.

Durante 3 días, algunas de las personas más ricas y poderosas del mundo se reunirán en el Foro Económico Mundial en Davos. Entre ellas, habrá personas que representan a multinacionales que han sido acusadas de serias violaciones de derechos humanos y de destruir el medioambiente. Allí estarán por ejemplo los ejecutivos de Chevron, una compañía acusada de infligir un daño enorme en grandes extensiones de la Amazonía ecuatoriana.

También estarán presentes, brindando con champán con líderes mundiales, a grandes traficantes de armas como Lockheed Martin y BAE Systems y a gigantes mineros como Glencore y Anglo-American, que han destruido los medios de vida de comunidades enteras. A estas empresas transnacionales no se les exige responsabilidades por los delitos que comenten y de los que se benefician.

Por si fuera poco, nuestros gobiernos les ofrecen su propio sistema global de tribunales privados, el llamado ISDS, que utilizan para amenazar a otros estados y poder obtener de ellos lo que desean. Multinacionales responsables de abusos contra los derechos humanos están utilizando este sistema para demandar a los estados y obtener miles de millones de los contribuyentes.

A través del ISDS, ya han impugnado numerosos veredictos que les ordenaban pagar por sus daños ambientales, leyes que reducen las tarifas de agua para las personas vulnerables, que frenan el fracking y las nucleares, o que cierran minas tóxicas.

Es hora de acabar con la impunidad. Hoy se lanza una nueva campaña en toda Europa. Una campaña para exigir obligaciones vinculantes para las corporaciones y el fin de sus privilegios.