Desastre España

Miguel Ángel Cerdán. Profesor de Educación Secundaria. Castellón. Fed. Valenciana de ALTER.
Miguel Ángel Cerdán. Profesor de Educación Secundaria.
Castellón. Fed. Valenciana de ALTER

El gobierno del señor Rajoy ha intentado popularizar la llamada “marca España”, presentándola como la cobertura de la supuesta calidad de los productos españoles, que de esta forma serían competitivos en este mundo global que nos atenaza. Sin embargo, la realidad de la actuación del gobierno de España va precisamente en dirección contraria. Y no hay mejor ejemplo que la penosa y patética política que se ha llevado, que se está llevando en I+D.
Así, las ayudas para la investigación universitaria han caído un 55 % desde que gobierna el señor Rajoy. De esta forma, los fondos para proyectos de I+D en el ámbito universitario se han reducido en 190 millones de euros. Y ello tiene especial trascendencia pues la Universidad concentra más del 60 % de la producción científica e investigadora. Además, y para mayor escarnio, según el Plan de Actuación 2014-2017 del gobierno, en el CSIC ( Centro Superior de Investigaciones Científicas), la joya de la Corona de la ciencia en España, el número de investigadores en 2017 habrá retrocedido a cifras similares al 2007. Y en este sentido, cabe señalar que en el Centro, desde el 2009, se ha reducido en un 32 % la financiación de la investigación.
Todo esto tiene más trascendencia dado el enorme peso de lo público en nuestro país respecto a la Innovación y la Investigación. Así, debemos recordar, que según el INE, sólo el 10 % de las firmas españolas innova y apenas el 0,32 % invierte en I+D. Es decir, sólo, de los 3 millones de empresas que hay en España, 11.200 invierten en Investigación y Desarrollo. Es cierto, que estas cifras son fruto, primero de la estructura productiva de España, con una desindustrialización creciente y un peso enorme del sector servicios, y dentro de éste, el sector turismo, con la consiguiente atomización empresarial. Pero también es cierto que en los últimos 20 años, según COTEC, la productividad de la economía española ha crecido prácticamente la mitad que la de Francia, Alemania o Gran Bretaña. Es por ello por lo que el Gobierno del señor Rajoy debería aplicarse en lugar de en vender humo, en no dejar caer la investigación pública y en, a través de incubadoras de empresas, parques científicos, etc, hacer que la innovación forme parte de la cultura empresarial de las Pymes. Esa sería la verdadera “marca España”, marca que ahora, seamos sinceros, es un desastre.

Este artículo de Miguel Ángel Cerdán ha sido publicado en la versión impresa de El Mundo de Castellón.

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.