Después de Andalucía

Salva Artacho Ruiz. Valencia por la República.

Salva Artacho Ruiz. Valencia por la República.

Oigo a muchos compañeros reivindicar un Frente Popular, pero para que se dé, hacen falta partidos dispuestos a darle forma y por aquí se ven muy pocos, lamentablemente.
Los ‘Republicanos’ seguimos cada uno por un lado, sin conseguir darle forma a ese instrumento imprescindible que es la organización específicamente republicana, que no se avergüenza de un pasado y que tiene capacidad de generar futuro. Solo IU, tímidamente, reivindica la República, los demás somos tan pequeños que no somos capaces de encontrarnos y entendernos.
andaluciaalter
La monarquía dispuesta por la dictadura y que tanta rentabilidad ha dado a las diversas oligarquías tiene, para desgracia de una sociedad libre y solidaria, futuro. Si le fallan los bipartidistas de siempre, como se ha visto en Andalucia ayer, genera nuevas fórmulas que le suministran aire y apoyo: Podemos, Ciudadanos…
No quiero ser pesimista, ni mucho menos derrotista, pero ¿seremos capaces de generar fuerzas republicanas que no se conformen con airear en las manifestaciones nuestra hermosa Bandera, sino que además creamos organización, contenido político adecuado a la situación del siglo XXI y en consecuencia atraemos a una población hasta ahora alienada, pasiva, conformada a acudir a las urnas y votar a los que nos traicionan y fastidian todos los días?
En 1931 los desastres de la crisis económica del 29, la monarquía en descomposición, las ganas de la población en tirar hacia delante, la presencia de partidos republicanos de derecha, de centro y de izquierda dispuestos a la unidad de acción hicieron posible ese gran salto cualitativo que supuso la II República Española. Hoy, ni hemos aprendido lo suficiente de la historia, ni todavía hemos desarrollado la capacidad política para ofrecer una ‘alternativa republicana’ que haga suya la sociedad. Ese es nuestro reto.
Salud y República

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.