Discurso de clausura del I Congreso Federal de Alternativa Republicana

Discurso de Rafael Luna, Secretario General, en la clausura del I Congreso Federal de Alternativa Republicana, celebrado en Segorbe los días 6 y 7 de septiembre.

Rafael Luna se dirige a los delegados del I Congreso Federal de ALTER.
Rafael Luna se dirige a los delegados del I Congreso Federal de ALTER.

Compañeras, compañeros, muchas gracias a todos por vuestra confianza. El Congreso ha finalizado y es ahora cuando debemos comenzar materializar lo que hemos decidido en estas jornadas..

Las resoluciones congresuales nos han marcados diversos objetivos, pero yo me voy a referir particularmente a dos de ellos.

Uno atemporal, permanente: Hacer llegar la voz de los republicanos al máximo de ciudadanos, y para ello debemos de seguir creciendo y afianzando nuestra organización.

Los ciudadanos de este país deben saber, deben conocer, que los radical republicanos existimos, que los valores que representan la Republica están recogidos en nuestro ideario político y no de los que se han apropiado de la defensa de la República, a pesar de que el ser republicanos no sea una prioridad en su caso.

Porque la herencia jacobina del radicalismo español, la de aquellas gentes y partidos que siempre creyeron que España debe de ser una Republica, Federal, Laica, Solidaria y Pacifista, reside en Alternativa Republicana.

Pero no olvidéis que ALTER no sólo es un partido político, sino también la casa común de los radical republicanos españoles, por lo que debemos seguir transmitiendo esta idea al resto de agrupaciones, asociaciones, ateneos, partidos, etc., afines a nuestro ideario político. Tenemos que seguir transmitiendo la idea de UNIDAD.

Lo dije ayer, y no me cansaré de decirlo, el futuro del radical republicanismo español pasa por la UNIDAD o nos condenamos a la desaparición y el olvido.

Tenemos que volcarnos en atraer a los jóvenes, porque ellos son futuro, de ahí la importancia que le vamos a dar en los próximos meses a la formación y a la comunicación.

Debemos explicar quienes somos, de dónde venimos y que queremos; hacerlo con claridad y honradez, sin doblez alguna. No podemos decir sólo que anhelamos la República, tenemos que dar un paso más y explicar qué significa para nosotros eso, debemos de romper de una vez por todas con la percepción, falsamente transmitida por los partidos monárquicos, que la
sociedad tiene a cerca de nosotros, de ser una gente que viven en la añoranza de algo que fue, que queremos cambiar al monarca por un presidente y que nos dedicamos a excavar fosas. Todo eso es cierto, creemos que la legalidad republicana fue subvertida por un cruento golpe de estado, deseamos que el jefe del estado sea elegido democráticamente y queremos que los que lucharon por la libertad en nuestro país reciban un trato digno de su compromiso.

Pero representamos mucho más; y es eso, lo que prioritariamente debemos de transmitir y difundir por todos los medios a nuestro alcance: Federalismo, laicismo, sistema económico alternativo al capitalismo, radicalidad democrática….

El segundo objetivo al que me quiero referir es a las próximas elecciones municipales.

Como sabéis, el Gobierno quiere modificar la ley electoral en lo que se refiere a la elección de alcaldes, y con su actual mayoría absoluta parlamentaria culminará, si o si, la mayor castración de lo que representa el pluralismo político, un principio básico de la democracia.

Sin embargo, a pesar de ello, nosotros vamos estar en ellas, solos o en coalición, pero estaremos.

Recordad que cada plebiscito municipal es un plebiscito general; por su cercanía al ciudadano hace que sus resultados tenga una notable repercusión de cara a los procesos electorales a nivel de todo el Estado.

Acordaos de resultados de las elecciones de 2011, donde el PP obtuvo resultados demoledores lo que le dio un mejor control de su gestión y mayor nivel de gobernabilidad a la hora de dirigir el país.

Sin duda alguna, estas próximas elecciones municipales serán diferentes a las que hemos vivido anteriormente. Porque, evidentemente, el Partido Popular teme que el poder obtenido en 2011 quede enormemente reducido.

Unas elecciones municipales no suelen tener tal importancia, ni suelen poner en juego el destino de un régimen, aunque la proclamación de la II República, aquel 14 de abril, vino provocada por la derrota de la monarquía de Alfonso XIII en los principales núcleos urbanos de España.

De ahí la importancia histórica que, para nosotros, los republicanos, tienen estas elecciones que en la actual coyuntura política tienen una dimensión plebiscitaria.

Deciros que es mi intención convocar a la primera reunión de la Comisión Ejecutiva Federal antes del 17 de septiembre próximo, y el dentro del orden del día de la misma, figurará la creación de un grupo de trabajo a nivel federal para preparar las municipales.

Las conclusiones de este grupo, formado por compañeros de todas las federaciones, deberán ser ratificadas en el primer Comité Federal de este mandato.

Por último, de nuevo daros las gracias a todos y cada uno por vuestro esfuerzo y por vuestro trabajo, y, como no podía de ser de otra manera, a los compañeros de la Federación Valenciana por el cariño, el esmero y la dedicación que han puesto en la organización de este Congreso.

Compañeras, compañeros, me gustaría cerrar este congreso con estas palabras de Don Quijote:

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, se puede y debe aventurar la vida.”

(Miguel de Cervantes Saavedra)

¡Viva la República!