Elecciones Andaluzas: Análisis de Alternativa Republicana.

La Federación de Andalucía de Alternativa Republicana analiza los resultados de las elecciones autonómicas del pasado domingo.

 

El pasado 2 de diciembre se celebraron las elecciones autonómicas en Andalucía dando como resultado, el acceso de VOX al Parlamento andaluz con 12 diputados, ingresando España en el club europeo de visibilidad de la ultraderecha.

Desde la misma hora en que por la televisión se estaban dando los primeros resultados electorales, politólogos, expertos, articulistas y comentaristas de todo tipo se afanaron en analizar el porqué de esos 12 diputados. Al día siguiente, desde las tribunas televisivas y periodísticas, Pablo Iglesias llamaba a la movilización en las calles andaluzas contra “el fascismo y contra VOX”; bien podría haber hecho eso mismo para movilizar a los más de dos millones seiscientos mil (320.000 más que en 2015) andaluces que se quedaron en casa y no ejercieron su derecho al voto.

Porque de eso se trata, de desmovilización de la izquierda. Los andaluces han llegado a cierto hartazgo de los partidos de izquierdas, que además, se han presentados rotos internamente a estas elecciones, lo que ha posibilitado una situación no deseable, ya que el aumento de la abstención se ha producido en poblaciones y barrios que históricamente votaban a la izquierda.

 

El PSOE dividido entre “susanistas” y “sanchistas”, Susana Díaz no abrió sus listas a los partidarios de Sánchez, manteniendo un férreo control sobre su federación.

Adelante Andalucía ha pagado la división de Podemos en Andalucía entre “pablistas” y anticapitalistas. Su socio IU, también ha pagado el cabreo interno que hay en esa formación por haberse convertido en un segundón del reparto, con voces muy críticas a este respecto.

Si todo esto lo unimos al desgaste lógico de 40 años de gobierno socialista, que Díaz no ha rentabilizado su gestión gubernativa (tampoco había mucho) y sobre todo, cuando en una campaña se ha nombrado más veces a Cataluña que a Andalucía se llega al hartazgo.

 

No ha habido un voto de castigo a la izquierda, que en su conjunto ha perdido más de 870.000 votos con respecto a 2015, ni un trasvase a VOX, ya que si sumamos los votos de este partido y los del PP prácticamente son los mismos que en las pasadas elecciones autonómicas, es decir, los votos de la derecha ni han aumentado ni han disminuido se han quedado estables, simplemente han cambiado de siglas. Lo que ha habido, repetimos, es hartazgo.

Nosotros, Alternativa Republicana, nos hemos presentado por primera vez en nuestra corta historia a una elecciones autonómicas. Sólo lo pudimos hacer en tres provincias, no tuvimos tiempo para más, ofreciendo al electorado andaluz llevar la voz de los republicanos a nuestro Parlamento.

Con un presupuesto de 230 euros, sin ayudas, sin cuñas radiofónicas ni televisivas, siendo unos olvidados de los medios de comunicación, los mismos que día sí y otro también hablaban del fenómeno VOX, sólo con el trabajo de nuestras compañeras y compañeros, de nuestros simpatizantes y de nuestros amigos conseguimos hacernos oír, dar un paso de gigante y decir con nuestra papeleta en los colegios de toda Andalucía que los radical-republicanos existimos, que nunca nos fuimos y que seguimos y seguiremos aquí.

Para algunos nuestros 2.019 votos son irrisorios, para nosotros son un acicate para mejorar en la consecución de nuestro principal objetivo: la III República.

 

¡Viva la República!

Federación de Andalucía de Alternativa Republicana.