Un Estado Laico

Rafael Luna. Secretario General de Alternativa Republicana.

Hablar en estas fechas de laicismo parece un sindiós (paradójica expresión), pero que fechas más oportunas que estas para hablar de ello.

España, según el artículo 16,3 de la Constitución de 1978, es un estado aconfesional (según algunos autores, laico positivo), es decir, un estado, al igual que el resto de sus socios europeos, exceptuando Grecia y Malta, que no tienen una religión oficial.

No es lo mismo aconfesional que laico, ese matiz es muy importante:

La condición de Estado laico supone la nula injerencia de cualquier organización o confesión religiosa en el gobierno y las instituciones del mismo, ya se trate del poder legislativo, el ejecutivo o el judicial. En un sentido laxo un Estado laico es aquel que es neutral en materia de religión por lo que no ejerce apoyo ni oposición explícita o implícita a ninguna organización o confesión religiosa.

iglesiaestado

Sin embargo un Estado aconfesional, como el nuestro, es aquel que no se adhiere y no reconoce como oficial ninguna religión en concreto, aunque pueda tener acuerdos (colaborativos o de ayuda económica principalmente) con ciertas instituciones religiosas.

A pesar de la diferencia, lo que tienen en común es el no reconocimiento explícito de religión alguna como oficial u oficiosa.

Durante estas últimas semanas, a raíz de la presentación de mociones de índole laicista en muchos ayuntamientos de toda nuestra geografía, hemos leído en las redes, prensa escrita, radio y televisión declaraciones en contra de esas mociones de lo más manipuladoras y desafortunadas. La “bestia” de la intolerancia religiosa, desgraciadamente tan presente e nuestro país, se ha despachado a su gusto.

Seguramente nadie de los que ha insultado y vilipendiado haya leído dichas mociones. No les ha importado interesarse por su contenido concreto, de haberlo hecho, no hubiesen realizado las desafortunadas afirmaciones del tipo:

“Quieren acabar con la Semana Santa”

 

“Quieren quitarle la calle a Sor Angela”

 

“Quieren que la procesión del coño insumiso salga en semana santa”

Cuanta vileza, cuanta maldad y cuanta mentira

Aquellos que declaramos que España debe ser un Estado laico, lo hacemos desde el más profundo respeto a las creencias individuales de las personas, y vamos mas allá, porque creemos firmemente que el Estado y sus instituciones deben velar y garantizar que esas creencias puedan ser practicadas con absoluta libertad.

Así mismo, creemos en la absoluta separación Iglesia-Estado, por lo que entendemos que las autoridades de las religiones lo son para esta, no así para Estado y, por lo tanto, no pueden tener esa consideración como hasta ahora.

También creemos que las autoridades civiles, que representan a todos los ciudadanos, ni deben ni pueden presidir actos religiosos de cualquier índole en su condición de representante institucional.

Entendemos que el nomenclátor de una ciudad debe de responder a un homenaje o recuerdo a una persona, institución, y no a un solo sentimiento religioso.

Eso es lo que dicen las mociones presentadas  y no, lo siento, no queremos cerrar la iglesias, ni queremos dejar de ver y, muchos de nosotros, participar en las hermandades y cofradías de nuestras ciudades.

Error, grave error, nosotros amamos y respetamos tanto o más que otros nuestras tradiciones, porque como ya he dicho con anterioridad, laicismo significa respeto y tolerancia, el que otros, desde la intolerancia y la mentira no tienen.


Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Un comentario a Un Estado Laico

  1. En un Estado aconfesional, como es España en la actualidad, no procede “sacar” la religión católica a las calles, pasear multitud de imágenes religiosas tomando las calles de muchas capitales españolas, que sigan presidiendo éstos actos litúrgicos representantes políticos(alcaldes,ministros,etc…) y con el consiguiente trastorno ciudadano en materia de circulación vial y utilizando a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, obligando a éstos a cumplir una función de seguridad para unos actos meramente religiosos y, para colmo, utilizando a las FF.AA. como escoltas de todos los “pasos” de Semana Santa con lo cual, también se utilizan las FF.AA. para una función que no les corresponden. Si pretendemos “sacar” la religión de las escuelas públicas, no es para sacarla a las calles. Para eso están las iglesias y catedrales para todo aquél creyente católico que quiera verlas, adorarlas o venerarlas, pero no imponerla a toda una ciudad por mucha tradición que exista.De la misma forma,¿qué escándalo produciría que un Mutfi, desde la torre de cualquier mezquita de las muchas que hay en España, llamara en voz alta y con altavoces a los musulmanes a la oración, 5 veces al día? Y éste hecho se produciría dentro de un recinto religioso musulmán, no en la calle. !!! Menudo escándalo ciudadano produciría éste hecho, que se atiene estrictamente a la Constitución. Toda la prensa, medios de comunicación y redes sociales pondrían el grito en el cielo por éste acto, tan respetable como los litúrgicos católicos-que no cristianos- sería recibido con una clarísima discriminación religiosa. Así de simple y así de cierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *