IV Febrero Republicano en Sevilla: Presente y futuro de los partidos republicanos

febrero republicano sevilla3Intervención del Secretario General de Alternativa Republicana, Rafa Luna, en las jornadas del IV febrero Republicano en la Universidad de Sevilla, el pasado 11 de febrero.

A pesar del título de la ponencia, me gustaría hacer una pequeña reseña a nuestro pasado, que entiendo necesaria para entender lo que nos compete.
Durante la dictadura, los partidos Izquierda Republicana y Unión Republicana se habían convertido en el apoyo del Gobierno en el exilio de la República; ambos se disolvieron en julio de 1959, para dar paso a la fusión en Acción Republicana Democrática Española (ARDE).
Tras la muerte del dictador, los partidos republicanos tratamos de inscribirnos en el registro de partidos políticos para poder concurrir en las primeras elecciones democráticas (1977), sin conseguirlo. No obstante, se admitió su legalización una vez acabadas estas. Sí concurrimos a las elecciones municipales de 1979, en donde, en la ciudad de Segorbe, se logró el primer alcalde republicano que gobernó un municipio español desde la Segunda República.
Hoy en día el republicanismo español sigue tremendamente atomizado: pequeños partidos, que en su inmensa mayoría circunscriben su acción política a una región en concreto o una ciudad, ateneos, asociaciones y muchísimos independientes.

febrero republicano sevilla2
Rafael Luna, Secretario General de ALTER, a la izquierda de la mesa durante el debate.

Ante este panorama, Alternativa Republicana nace (2013) de la convergencia de varios partidos y ciudadanos, procedentes de distintas ramas de la tradición histórica del republicanismo de izquierdas en España así como de los nuevos republicanos, que compartimos la necesidad de una fuerza política que sea referente republicana y de izquierdas, reivindicando como alternativa una vía radical-republicana como respuesta política a los problemas de nuestro tiempo.
Nuestra acción política está dirigida fundamentalmente a fortalecer el republicanismo y en la medida de lo posible a influir en que otros adopten también el proyecto republicano. Este es un proyecto a largo plazo, en el que nos implicamos con paciencia y trabajo. No es un proyecto para los que quieren resultados inmediatos, éxitos instantáneos, cambios fáciles. Porque para ello hay otros partidos. No es algo para los que se dejan llevar fácilmente por mesías ni cantos de sirena, se llamen JER, IU, Podemos o quien sea.
Estamos convencidos de que la República llegará a España. Pero antes de que eso llegue a ocurrir, debe existir un partido republicano fuerte, y paralelamente una consciencia social republicana consolidada.
Por ello, sin perder de vista ese objetivo, y al margen del escenario político de turno, deberemos crecer, organizarnos y fortalecernos, convencernos de que ese es el camino y no otro. Sólo así crearemos unas bases sólidas sobre las que la República pueda llegar. Puede ser tentador para algunos afiliarse o participar en otros grupos más exitosos que el nuestro, pero no para los que tenemos en la causa republicana nuestra prioridad. Ello es lo que nos puede hacer tener éxito a la larga donde otros fracasen a corto plazo. Mantener esa independencia y no diluir nuestra identidad republicana y de izquierdas es por ello fundamental. ¿Significa eso que no podamos participar o colaborar con otros grupos, plataformas, partidos, etc.? En absoluto, siempre que mantengamos bien clara nuestra identidad y nuestra independencia como partido, y que tengamos presente nuestro camino hacia la República y no nos dejemos arrastrar por el programa de otros.
Creo en la perseverancia, creo en el trabajo, creo en nuestras ideas y estoy convencido de que la República puede ser acogida como una idea mayoritaria en la sociedad, pero ello llevará tiempo y requerirá que la gente vea que los republicanos somos un ejemplo de cambio.

Compañeras, compañeros ¡Viva la República!