La República, un desafío al que nos apuntamos

Salva Artacho.

Secretario General de la Agrupación Provincial de Valencia de Alternativa Republicana.

El PSOE “moderno”, el antiguo partido de Pablo Iglesias, ha renunciado a su herencia ideológica, a la República, para ser uno de los dos pilares principales de la monarquía decidida por y heredada de la dictadura, junto al PP.
El electorado está cambiando bastante con respecto a ellos, como hemos comprobado en las últimas elecciones generales y las diversas autonómicas que las precedieron. El PSOE corre veloz, fracaso tras fracaso, traición tras traición a las promesas hechas a su electorado, a perder la hegemonía de la que gozaba en ese amplio campo del centro- izquierda. La socialdemocracia como ideología que propugna a través del reformismo político un camino al socialismo está amenazada de muerte en España por obra de estos neo-monárquicos, renegados de su historia centenaria de lucha social y republicana.

Lo triste es que Unidos Podemos, la nueva izquierda del sistema, no ha aprendido la lección y trata de ocupar el espacio que va dejando el PSOE para jugar es baza socialdemócrata acomodaticia dentro del régimen. Es verdad que esta “nueva” izquierda es reivindicativa frente a muchas de las acciones políticas del gobierno actual, son críticos con muchos de los atropellos que sufrimos pero no ofrecen una alternativa clara para el mundo del trabajo y en general los ciudadanos progresistas frente al actual sistema. La palabra República la obvian en el día a día, sin ruborizarse, dando a entender que reivindicarla no dejan de ser objetivos políticos anticuados y superados hoy, como si reclamarla les impediera conseguir el papel “dominante” dentro de la “izquierda” al que aspiran, lo que les lleva a “despreciar” la unidad de acción con los otros grupos y partidos de izquierda que la reivindican… Firman con su acción y su juegos de poder la muerte de la unidad popular y la posibilidad de avanzar, como la situación exige, hacia la República.

Y es que, como ciudadanos debemos plantearnos que si nadie trabaja por uno, nadie debe decidir por uno, lo que traducido a la práctica política que estamos tratando de analizar viene a ser: si queremos la República, los republicanos tenemos que salir a la luz pública, desarrollar nuestra organización y trasladar a los ciudadanos la alternativa republicana sin rubor y sin miedo.

La unidad de los republicanos, su propia organización, la clara reivindicación de la legalidad republicana secuestrada por la dictadura y su prolongación actual, la monarquía, deben llegar a los ciudadanos, para contribuir a recuperar esa memoria histórica que parece olvidada por nuestro pueblo, hoy mas víctima todavía, que hace unos años, del capitalismo sin escrúpulos y de sus servidores políticos actuales,para sentirnos orgullosos de nuestra condición y mostrar al mundo que llevamos un mensajes de progreso, de justicia, de igualdad… en definitiva de libertad.
La República, un desafío al que nos apuntamos…, entonces empezaría a ser un objetivo alcanzable medio plazo.
Salud y República. ‬


Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.


Deja un comentario