Las movilizaciones en el Día de Acción Europeo contra el TTIP, y otros acuerdos de libre comercio y el fracking mostrarán la repulsa ciudadana contra el intento de imponer más políticas capitalistas

Alternativa Republicana se ha adherido a las movilizaciones contra el TTIP y el fracking en coherencia con lo que ya proponíamos en nuestro Programa Electoral para las Elecciones Europeas 2014.

CHAPA-11-OCT-TTIP

VIDEO:

Presentación de la Jornada Europea de Lucha contra el TTIP y contra el fracking

NOTA DE PRENSA

Madrid, 9 de octubre.

La Campaña madrileña #NoalTTIP ha presentado esta mañana en rueda de prensa la manifestación contra el Tratado de Libre Comercio e Inversión (TTIP por sus siglas en inglés), entre los Estados Unidos y la Unión Europea; contra el fracking, y contra los acuerdos sobre el Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés), y el Acuerdo Global Económico y Comercial (CETA, por sus siglas en inglés) entre Canadá y la Unión Europea. La manifestación se encuadra en los actos programados con motivo del Día de Acción Europeo contra el TTIP, el CETA, el TISA y la Agenda Corporativa de Libre Cambio y comenzará en Atocha a las 18:00 horas, y finalizará ante la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, en la Plaza de la Provincia.

Como señala el comunicado que se leerá al finalizar la manifestación, y que ha expuesto en la presentación Javier Gallego, de ‘Carne Cruda’, dichos tratados y acuerdos “son los ejemplos más destacados de cómo el comercio y las  inversiones se están negociando antidemocrática y en interés único de las grandes corporaciones multinacionales. La información disponible para la
opinión pública es mínima, al contrario de lo que sucede con los lobbies corporativos” El comunicado recuerda que “si estos acuerdos salen adelante, las grandes empresas multinacionales tendrán derechos exclusivos para demandar a los gobiernos ante tribunales de arbitraje privados, que serán independientes de los sistemas legislativos nacionales y europeos. Además, dichos tratados reducirán los estándares vigentes de salud y seguridad como consecuencia de la armonización normativa transatlántica, y socavarán la autoridad de los gobiernos nacionales y locales para prevenir prácticas nocivas, como el fracking o el uso de transgénicos. Los servicios públicos esenciales se verán reducidos, cuando no privatizados, y los derechos sociales y laborales gravemente empeorados”. Estas políticas, señala el comunicado, “están ligadas al desmantelamiento de los modelos sociales actuales, y presionan hacia una privatización de los servicios públicos esenciales en nombre de la austeridad, la crisis y la supuesta necesidad de incrementar la competitividad”.
En el acto, Francesca Ricciardi, abogada especializada en Derecho de la Unión Europea, ha recordado que “se ha puesto en evidencia la negociación  antidemocrática de un tratado, el TTIP, que atenta peligrosamente contra nuestros derechos fundamentales, sociales, laborales y medioambientales, entre otros. El TTIP es un tratado negociado por y para las multinacionales, y
completamente desfavorable para los ciudadanos europeos y  estadounidenses. Detrás de los supuestos beneficios de los tratados de libre comercio se esconde el verdadero objetivo de las negociaciones: la eliminación de las barreras no tarifarias que ahora limitan la libertad de
inversiones de las corporaciones”.
Por su parte, Luis Rico García-Amado, doctor en Ecología, ha destacado que la apuesta por el gas natural no convencional extraído mediante fractura hidráulica “es una decisión energética, económica, ecológica y estratégicamente errónea. Cada vez hay más indicios de que alrededor de
esta técnica extractiva llamada fracking, se ha levantado una burbuja especulativa”. Y ha señalado que “La fractura hidráulica ha estado sistemáticamente basada en estimaciones de reservas muy superiores a las que se pudieron extraer finalmente, como en Estados Unidos”. “Además -ha advertido Rico-, según los últimos datos de extracción de gas de que se dispone, el gas extraido solo dura unos pocos años. A esto hay que añadir el hecho de que el fracking tiene una rentabilidad energética preocupantemente baja que hace inviable desde el punto de vista energético un futuro basado en este tipo de combustible y retrasa un necesario cambio de modelo energético basado en las renovables”.
El 11 de octubre, coincidiendo con la tercera jornada mundial contra el fracking, se celebra un día de Acción Europea contra los tratados neoliberales que la Comisión Europea nos quiere imponer. En toda Europa habrá infinidad de actos para mostrar este desacuerdo. En España hay previstos distintos actos en diversas poblaciones de A Coruña, Alicante, Badajoz, Barcelona, Castellón, Gran Canaria, Granada, Madrid, Navarra, Orense, Oviedo,  Salamanca, Valencia, Santa Cruz de Tenerife y Zaragoza.
———