¿Modelo? ¿Qué modelo?

Miguel Ángel Cerdán. Profesor de Secundaria. Castellón. Fed. Valenciana de ALTER.

En enero de este 2014, el número de parados aumentó en 113.077 personas, un 2,41 %, hasta alcanzar la cifra total de 4.814.431 desempleados (un millón más en las cifras trimestrales de la EPA). Además, según los datos oficiales, la tasa de cobertura por el subsidio de desempleo ha disminuido 2,5 puntos con respecto a enero del 2013 hasta quedar en un 61,44 %, lo que indica que 1,7 millones de personas han perdido el derecho a cobrar algún tipo de prestación al agotarse los plazos máximos. Además, y dentro de lo grave sea tal vez lo peor, la afiliación a la Seguridad Social perdió en enero 184.031 personas, un descenso del 1,13 %.

Con estas cifras, las palabras de los miembros del PP en su ejercicio de autobombo en Valladolid, diciendo que España está saliendo del túnel, no son más que un terrible sarcasmo. Sobre todo teniendo en cuenta el débil crecimiento del PIB que pronostica el propio FMI para el 2014 y el 2015 y que España nunca ha creado empleo sin crecimientos superiores al 2 %. Tal vez por ello, el propio Fondo Monetario Internacional pronostica “que el paro estratosférico que sufre España persistirá durante años”. De hecho, en un informe anterior se señalaba que la tasa de paro no bajaría del 25 % hasta el año 2018.

A todo ello, debemos añadir que según un informe de Adecco la reforma laboral del PP ha supuesto una bajada de sueldos del 10 %, un abaratamiento del despido y una mayor temporalidad laboral, lo que significa peor empleo y peor pagado, y tendremos el retrato completo de la miserable situación en la que nos encontramos.

No hay ninguna apuesta pues por cambiar el modelo productivo. El modelo productivo por el que ha apostado el gobierno del señor De Guindos y del señor Rajoy es el de caminar aceleradamente hacia el modelo chino, hacía el modelo productivo del tercer mundo. Por eso no se apuesta ni siquiera un mínimo por la I+D, por eso no se apuesta por la reindustrialización. Claro que a ellos y a los suyos les va muy bien como estamos. Por eso el número de millonarios aumenta en nuestro país, y los ricos son más ricos. Con el silencio del resto. Pero, ¿hasta cuándo?

Este artículo de Miguel Ángel Cerdán ha sido publicado en la versión impresa de El Mundo de Castellón.

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.