¡No me toques las pensiones!: (II) Divide y vencerás

Todas las estafas se basan en un juego de palabras. Incluso es posible que se utilicen las palabras correctas, como en las estafas de los bancos con las preferentes o las hipotecas, pero en todas subyace un juego de palabras haciéndole creer al que las lee o que las oye que significan algo distinto de lo que realmente significan.
Cuando se habla del aumento de la esperanza de vida se ignora que ésta aumenta más por la disminución de la mortalidad infantil que por el retraso en el fallecimiento. Antes las mujeres tenían muchos hijos y muchos fallecían antes de tener 5 años. Eso reduce la esperanza de vida. La mejora de la higiene más que la de la medicina aumentó la esperanza de vida en Europa y en los países recién descolonizados que la aumentaron notablemente bajo las colonias.
La cuestión básica es que hasta los 18-20 años en que se empieza a trabajar, hoy hasta los 28 o más, esas personas dependen de sus familias y del Estado que, con cargo a los impuestos que pagamos los ciudadanos, los alimentamos, vestimos, educamos y formamos para convertirlos en ciudadanos con capacidad para crear riqueza. Quién fallezcan antes de empezar a trabajar es, en términos económicos, una pérdida neta. Al iniciar su vida laboral empieza a compensar con su trabajo, creador de riqueza, y con sus impuestos, los gastos que había generado.


A partir de un cierto momento, la riqueza producida compensa la consumida. Desde entonces el ciudadano es una fuente de riqueza neta para el país. Cuanto más tiempo trabaje más será la riqueza neta que produzca. El país está en deuda con él. Debiera devolverle ese exceso de riqueza producida en beneficio de todos, ¡que si no se la quedará otro! ¡Pero no paga nada!
Es el trabajador quien aporta una cantidad importante para atender a su propia supervivencia después de que finalice su etapa laboral – ¡en la que se le prohíbe seguir trabajando! ¿Cómo un gobierno puede ser tan necio como para prohibir el trabajo de un experto que es un regalo para la sociedad?
Eso es lo que establecen unas leyes inconstitucionales; castigan al trabajador, finalizada su vida activa, si quiere trabajar rebajándole en la misma proporción la jubilación que ha pagado todos los años ¡por el delito de producir riqueza! Volvemos a preguntar ¿cómo un gobierno puede ser tan necio como para prohibir el trabajo de un experto que es un regalo para la sociedad?
El argumento de que “priva de su trabajo a otros ciudadanos” no puede ser más necio. ¿Qué más da que esté desnudo un santo o que lo esté otro?
Necesitamos respeto al trabajo como fuente de producción de riqueza. El art. 1 de la CE31 decía: “España es una república democrática de trabajadores de todas las clases”. Ahora tenemos una monarquía, hija de una dictadura, de especuladores de todas las clases, que protege al capital especulador, al capital evasor y a los corruptos de todas las clases.
Necesitamos un salario que pague en proporción a la riqueza producida, porque si es menor lo que paga, el empresario se queda con la diferencia, latrocinio que protege el gobierno.
Necesitamos que los ciudadanos no se dejen engañar con la defensa que el Gobierno hace de los mercados, ¡los que lo han elegido hemos sido los trabajadores para que nos defienda!
Es falso que los empresarios creen puestos de trabajo; contratan trabajadores que producen riqueza. Y deben repartirla equitativamente entre ambos, si no, es una estafa. Quién no crea riqueza es el especulador. Él se queda con la que crean los demás. Por desgracia el empresario honrado en vez de apoyar al trabajador apoya al especulador y al gobierno que los protege.
Es necesario que los ciudadanos, sea trabajadores o estén en el paro, sepan quién es su enemigo que, ni son los demás trabajadores que tienen contratos fijos, como les quiere hacer creer el gobierno, ni son los jubilados, como también intenta hacerles creer el gobierno. Su enemigo es este gobierno que protege a corruptos, evasores fiscales y especuladores de todas las clases que pretende enfrentar a parados con trabajadores en activo y a ambos con los jubilados. Sigue la máxima de todos los malvados, crear cizañla para dividir a sus enemigos, que es toda la sociedad, siguiendo la máxima: ¡divide y vencerás!
En nuestras manos está que lo consiga. En nuestras manos democráticas y republicanas.

Alfonso J.Vázquez Vaamonde. La reflexión nuestra de cada día.
Alternativa Republicana – Madrid
Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Deja un comentario