Reflexión

Rafael Luna. Secretario General de Alternativa Republicana (ALTER)

Si queremos que nuestra voz, la voz de la República, no sólo se oiga, sino que tenga repercusión entre los que nos escuchan o nos puedan escuchar, debemos de considerar profundamente cuáles tienen que ser nuestras prioridades.

Yo lo tengo claro, es más, creo que todos lo tenemos claro, pero ¿somos capaces de transmitirlas, o nos perdemos en los vericuetos de discusiones anodinas, cuando no innecesarias?

Si nuestras discusiones se pierden en los vericuetos de la historia de lo que fue y jamás podrá volver porque es pasado.

Si sólo filosofamos sobre himnos, escudos, banderas, etc., no deja de ser interesante, pero inútil, perderemos la atención del pueblo, el mismo al que dirigimos nuestras mensajes, a ese pueblo, al que le importa muy poco, por no decir nada todas esas discusiones de salón.

Decimos hasta la saciedad que no somos marxistas, somos radical-republicanos, sin embargo, nos comportamos como ellos, tanto en cuanto podemos parecer una “élite” llamada a dirigir a las masas.

Debemos cambiar la opinión, que en general, tienen de nosotros, es decir, la de ser una gente que viven en la añoranza del pasado, que queremos cambiar al monarca por un presidente y que nos dedicamos a excavar fosas. Todo eso es cierto, creemos que la legalidad republicana fue subvertida por un cruento golpe de estado, deseamos un presidente por jefe de Estado y queremos que nuestros muertos descansen en una sepultura digna. Pero, si nos quedáramos sólo ahí, seríamos merecedores de un ostracismo absoluto.

Al pueblo, del que somos parte integrante, le importa las ideas que podemos aportar para salir de esta crisis que jamás provocamos y, sin embargo, pagamos. Le importa que 1 de cada 4 pobres sea andaluz, ¡un 25%! Le importa que el transporte se haya encarecido en los dos últimos años un 34%; que nuestros mayores no sólo pierden poder adquisitivo por el recorte en las pensiones, sino que han vuelto  a ser el sostén económico de miles de familias porque somos  ¡6 millones de parados! Importa que a nuestros hijos no  sólo no los podamos enviar a la Universidad por la retirada de becas, sino que ni tan siquiera le podamos pagar los libros de textos o lo más esencial, darles una alimentación suficiente.

Nos importa que nuestros derechos laborales se han visto reducidos a la  mínima expresión, que nuestros salarios son cada vez más pequeños  mientras el de los ricos cada vez más grandes, ya sabéis, “ el capitalismo es insaciable”.

Mientras hablamos de nuestras cosas, este país es, de los de la UE, el de mayor coste en la factura de  luz, el que ha experimentado la mayor subida de la factura del agua, porque ha pasado de pública a privada,  o donde es más alta la tarifa de telefonía.

Un país donde un enfermos de cáncer,  con un salario de 800€, tiene que pagarse el transporte para sus sesiones de terapia y el copago  de sus medicamentos, alimentar a su familia, pagar la hipoteca o el alquiler de su vivienda, la luz, el agua, etc.

Son a ellos a los que debemos de explicar que la Republica representa la democracia y, como tal, es la única opción capaz de proporcionar a la ciudadanía, la cultura, la honradez y la responsabilidad, palancas incuestionables, para alcanzar la libertad, la igualdad y la fraternidad entre todos los ciudadanos.

A estas personas, que nada le importa que el jefe del estado sea un rey o un presidente, es a las que debemos dejar meridianamente claro que la República que queremos jamás será una “monarquía sin rey”. Tenemos que convencer, no sólo con nuestras ideas, sino, especialmente, con nuestros actos; porque para los radicales el pueblo no es algo que se mire, se valore y se proteja como exterioridad: el pueblo somos nosotros mismos

Es por eso, que debemos estar presente con nuestros símbolos allí donde haya una reivindicación de justicia social, o donde se produzca la injusticia. Con ello me refiero a apoyar con nuestra presencia las acciones distintas plataformas sociales, intentar evitar desahucios, huelgas sectoriales, etc.

Nuestros órganos de expresión, webs, blogs,  páginas de facebook, etc., deben de estar abiertas a estos movimientos sociales. En una palabra, debemos abrirnos a la sociedad porque somos parte integrante de ella, si alguna vez nos olvidamos de esto estaremos acabados.

Sobre todo, estamos obligados a difundir que radicalismo es democracia; fue, es y seguirá siendo lucha contra todas las formas de privilegio, pero sobre todo es justicia y libertad en todas sus expresiones.

¡Viva la República!

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

4 comentarios en Reflexión

  1. Estoy esencialmente de acuerdo con lo expuesto. Tenemos un pasado que nos fue arrebatado por un golpe de estado, con posterior genocidio. Es ese pasado el que nos tiene que dar fuerza.
    Y nos tiene que dar fuerza porque no partimos de la nada. Partimos de una experiencia y diriá mas, de una experiencia de justicia social, pues se avanzó más en los años en que los republicanos gobernaron España durante la segunda República, que en todo el siglo XIX y XX juntos con gobiernos dictatoriales y monarquicos.

    Pero ahora vivimos otro tiempo, y se debe de ser capaz de explicar, que el actual modelo de España, es rancio, caduco y está agotado. Una democracia prostituida como la actual, gobernada por una cleptocracia política podrida y alejada de la ciudadania, manejada por el poder económico que toma decisiones contra la ciudadania y al margen de la misma.
    Una jefatura del estado encarnada en una monarquia, que ademas de ser una institución anacronica, esta ligada a los poderes que oprimen a la ciudadania, ademas de demostrar ultimamente de forma clara y manifiesta la poca sensibilidad que tiene hacia los problemas y sufrimientos de la misma.

    En mi modesta opinión:

    Se debe de hacer enfasis en que la democracia son derechos tanto individuales,como sociales y colectivos y la protección de los mismos.
    Se debe hacer enfasis en que la democracia es participacion y para ello se han de crear los organos e instituciones necesarias para que la ciudadania participe en las grandes decisiones politicas y sociales del pais.

    Democracia es justicia social y poner la economia al servicio de la ciudadania y no al servicio de los grandes imperios económicos y financieros.

    Y sobre todo dar forma a todas las propuestas que se hagan.

    Es por eso por lo que hay que avanzar hacia un proyecto constituyente.

    Un saludo.

  2. Enhorabuena por el pequeño artículo que no por escueto deja de ser brillante y lúcido. Yo he tratado de expresar lo mismo con más palabras -porque no tengo su capacidad de síntesis- ya hace algunos años en un artículo publicado en varias páginas web (“Rebelión”, por ejemplo) con el título “La Tercera es posible”..
    Saludos

  3. Muy de acuerdo con el artículo, la gente necesita saber que es lo que podeis/podemos aportar para salir del atolladero donde nos han metido.

    Por fin alguien hace autocrítica en estos tiempos que corren!!!!

    Creo que muy pronto estaré colaborando con vosotros desde el PRE en Cataluña!

    Salut i República!

  4. Pingback: salguero.org

Deja un comentario