Somos republicanos

Salva Artacho Ruiz

Somos republicanos, porque queremos ser ciudadanos con todos los derechos y oportunidades públicas y sociales, porque no aceptamos ni “señores” por encima ni “aristócratas” desfasados por la historia rigiéndonos en las peores condiciones posibles.
Somos republicanos, porque nuestros abuelos dieron su vida y su modesta hacienda por la II República, convirtiéndose en un pueblo en armas frente a ejércitos profesionales y sus aliados los nazis y fascistas italianos. Pagaron con su vida o el destierro forzoso la defensa de la legalidad con la que nos habíamos dotado en 1931 tras la huida del reyezuelo Alfonso XIII (el abuelo del borbón-franco), antaño autor intelectual y político de los desastres colonialistas en el norte de África que tanto sufrimiento trajo a todas las familias y aliado complaciente de las dictaduras de Primo de Rivera y Berenguer.
Somos republicanos, porque el rey actual no no nos representa, fue una figura impuesta por el sanguinario dictador que acabó con las libertades del pueblo español.
Somos republicanos, porque creemos en el esfuerzo común, en la libertad, la justicia, la cultura para todos, la solidaridad sin límites
Somos republicanos y laicos, porque estamos hartos de las injerencias de la Iglesia Católica en la política y en la vida de los españoles.
Somos republicanos, porque la República representó para España un paso de gigante intelectual y de libertad frente al fanatismo, los caciques y la incultura en la que nos tenían las clases dominantes y los curas inquisidores.
Somos republicanos, porque el sistema capitalista actual además de la explotación de los trabajadores tiene su base ideológica en la monarquía y los políticos actuales que la sirven no nos representan, están solo para los intereses de sus partidos y para beneficiarse de la corrupción que envenena la vida publica.
Somos republicanos, porque además de sacudirnos la villanía de la subordinación, de la condición de súbditos, queremos ser ciudadanos libres que rigen sus destinos con honestidad, con compromiso por la justicia, la libertad y fraternidad entre y para todos los ciudadanos.
Somos republicanos, porque nadie vendrá a salvarnos y ayudarnos sino lo hacemos nosotros mismos.
Somos republicanos, porque la democracia política sin democracia económica, con millones de ciudadanos condenados al paro y al pobreza no es una verdadera democracia, es una burla generalizada.
Somos republicanos, porque queremos mandar definitivamente al rincón de la historia a la monarquía, a los duques empalmados o no, a los que van de “señores” y “señoritos”, a los malos empresarios, a los banqueros y a los obispos.
Somos republicanos, porque tenemos sed de cultura y nos morimos por poder abrazarnos y apoyarnos unos con otros.
Somos republicanos, porque nada tenemos que ver con la falsaria política reinante en nuestro país y las aventuras militares en las que nos han metido para apoyar a los imperialistas gringos. ¡Qué cada pueblo resuelva sus asuntos internos, que cada pueblo disponga de sus recursos sin expolios violentos de terceros!
Somos republicanos y laicos, algunos federalistas, otros unitarios, pero esto no puede dividirnos porque es mucho más lo que nos une que los que nos separa y sabremos encontrar la vía de la acción y del pacto para alcanzar nuestra amada República.
Somos republicanos españoles, catalanes, vascos, gallegos, asturianos, cántabros, castellanos, leoneses, riojanos, aragoneses, valencianos, manchegos, extremeños, murcianos, andaluces, pobladores de las Islas…, que añoramos la libertad y la sana convivencia de ciudadanos y de pueblos por encima de todo.
Somos republicanos y por ello tendemos nuestros brazos a todos los pueblos de la vieja España sin amenazas ni imposiciones.
Somos republicanos, porque La República es nuestra casa común donde todos tenemos un lugar y una dignidad, menos los que se valen de la violencia y la mentira para oprimir a los demás.  SyR.

 

Agradecemos a Salva Artacho su colaboración. Blog personal

Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.