Manifiesto de Europa Laica con motivo del Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia

9 de diciembre
Día internacional del laicismo y de la libertad de conciencia 2017.

El empuje del movimiento laicista internacional por una sociedad más igualitaria, justa, libre y democrática requiere que sus reivindicaciones tengan un reflejo, además de simbólico y pedagógico, en el ámbito de la agitación social, estableciendo una fecha concreta para conmemorar el Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia, con el propósito de que se celebre anualmente en entornos mundiales cada vez más amplios y reconocidos.

En este marco Europa Laica ha establecido la fecha del 9 de diciembre para que algún día pueda tener la resonancia que se merece por parte de la comunidad internacional (social e institucional).

La razón que nos llevó a señalar esta fecha tiene su origen en la correspondiente del 9 de diciembre de 1905 de proclamación de la ley francesa de separación del Estado de las religiones, que supuso un hito mundial en el ámbito de la laicidad de las instituciones. Pero, además de ello, la fecha elegida tiene en nuestro país el alto valor simbólico y de reconocimiento al 9 de diciembre de 1931, la proclamación de la Constitución de la II República española, que supuso una ley de leyes de neto carácter laicista. El reconocimiento de la libertad de conciencia en esa constitución fue incluso anterior al que luego se estableció, diecisiete años más tarde, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos el 10 de diciembre de 1948, así que el día 9 es además, la víspera de una de las conmemoraciones clave para todas las personas laicistas del el mundo.

Estas son las razones básicas que nos impulsan desde Europa Laica, España, a fijar la fecha del 9 de diciembre como Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia.

MANIFIESTO

En el Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia de 2017 denunciamos la vulneración que, en todo el mundo, se hace del derecho a la libertad de conciencia, pensamiento y expresión, como fruto de la invasión de las creencias privadas en el ámbito público del Estado, bien por la influencia que las confesiones religiosas mantienen hacia los gobiernos, bien por los propios Estados que las privilegian de forma muy diversa en las políticas económicas, sociales, sanitarias, educativas, jurídicas y simbólicas, en mayor o menor grado. Esta vulneración del derecho a la libertad de conciencia es especialmente grave en lo que afecta a las personas más jóvenes, que sufren no solo una discriminación impuesta a nivel estatal, sino también una segregación y una coacción moral que no han elegido ni han tenido oportunidad de elegir. En pleno siglo XXI sigue habiendo Estados teocráticos y confesionales en los que el dogma religioso es a su vez la ley civil y donde el crimen contra la libertad de conciencia y todo tipo de derechos de ciudadanía, quebrantan el Estado de derecho con toda impunidad. Por desgracia, este tipo de estados han crecido más que descender en estos últimos años.

También hay Estados no teocráticos aunque criptoconfesionales, como es el caso de España, que sin embargo privilegian a la religión mayoritaria como si fuera la estatal en materia simbólica, política, tributaria, económica y en la cuestión de los servicios sociales y de la enseñanza, vulnerando principios constitucionales básicos.

Los últimos acontecimientos surgidos en Europa y países musulmanes como las migraciones, los refugiados, los atentados, la guerra o las matanzas que están teniendo lugar en todo el mundo por motivos de creencias son consecuencia de políticas codiciosas, criminales y excluyentes que se llevan a cabo durante años, ya tengan origen económico, político, religioso, militar, de establecimiento de fronteras… la finalidad es eliminar derechos y libertades, además de dar mayor poder a grandes corporaciones empresariales y religiosas, lo cual Europa Laica viene denunciando y rechazando.

Deseamos compartir un sueño, una utopía universal, un proyecto político y jurídico, en el que la laicidad de las instituciones, los derechos civiles universales, la justicia social, la igualdad y la libertad de conciencia inunden todos los pueblos de la tierra, con un total respeto hacia todo tipo de convicciones, en el marco de los principios democráticos, de justicia, de igualdad y de no discriminación que proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y la Carta Europea por la Laicidad y la Libertad de Conciencia que la asociación Europa Laica proclamó en mayo de 2014.

Este año lo dedicamos a promover la libertad de conciencia y la laicidad entre la juventud y para ello invitamos a unirse a esta reivindicación a toda la ciudadanía en un acto que de visibilidad a los problemas que un estado criptoconfesional genera a las personas más vulnerables. Por eso este año el tema de nuestro acto será Laicidad y juventud.

Europa Laica promueve la construcción colectiva del Estado laico, como ciudadanas y ciudadanos libres e iguales. Porque defendemos la palabra, la racionalidad y la libertad de expresión como instrumentos para construir un espacio común e integrador de cuantas personas lo compartimos y porque apostamos por la igualdad real ante la ley, la justicia social y la defensa de los Derechos Humanos Universales.