Una calculada ambigüedad

Salva Artacho Ruiz

Salva Artacho Ruiz

Lo que me llama la atención es que los cuadros de Podemos tienen un origen o dieron sus pasos con anterioridad en la órbita de IU y alrededores (ya se que algunos proceden del 15M sin militancia clara, pero no son los que se sientan en el “comité central”del partido recién constituido), que mientras han estado en esa formación, con una ideología próxima a la izquierda, esa organización solo ha tenido pequeños ascensos.
Cuando han abandonado IU para formar su partido a imagen y semejanza de los “otros”: “lider”, “órganos” centrales, exclusión del “discrepante”, importación de estereotipos sociales como el de “casta” para definir al adversario, abandono del “concepto” de lucha de clases como motor de la historia… y sobre todo se han movido en la más estricta ambigüedad política dándole a los desesperados lo que querían “oír” pero no concretando nada en como satisfacer sus hambres de justicia y de pan, contando con un apoyo de los medios de comunicación capitalistas como no se había visto jamás para una forma política que aparentemente quiere “arrasar” con lo anterior, digo, y me reafirmo en lo de aparente, han crecido como la espuma.
Nadie escapa ya a su influencia: el PP, el PSOE y demás partidos van a rueda, siguen el guión de estos ingeniosos políticos (todos ellos “profesores” ilustrados, ninguno del mundo del trabajo manual, por lo que parece asistimos al alumbramiento -tras la larga preñez que representa la monarquía reintegrada sobre el los cimientos del franquismo- del gobierno del filosofo Platón: “solo los intelectuales pueden y deben gobernar”).

ambiguedad
“Ni de derechas ni de izquierdas” es una definición política netamente populista, es un paso que da esperanzas a los que nada tienen o están perdiéndolo todo y a la vez seguridad a los que todo lo tienen. De ahí el apoyo logístico que reciben del sistema político actual al que amagan “destruir.
Como dicen algunos críticos , entre los que me encuentro, los que nos sorprendemos y no acabamos de creérnoslo, ojalá estemos equivocados, y asistamos a una cosecha de trigo limpio y de esperanza, pero los que ocultan tácticas y estrategias y no definen  el fin que persiguen necesariamente despiertan interrogantes entre los que tenemos claro que la alternativa al actual sistema no es otro que la República y trabajar para que la ciudadanía comprenda que es el mejor de los sistemas políticos posible. Todo ello, con las mas absoluta sinceridad, sin imposiciones y con métodos netamente democráticos y participativos.
Salud y República.
Alternativa Republicana no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *