Villalar 2017: No somos un espacio vacío

Manifiesto de Alternativa Republicana con motivo del Día de la Comunidad de Castilla y León.

Faltan cuatro años para que se cumplan 5 siglos de la batalla de Villalar, donde las tropas de Carlos I masacraron a los Comuneros, descabezaron a sus líderes y con ellos abatieron la revuelta, quedando sentenciada la suerte la Junta Santa y su proyecto.  Las aspiraciones de estas mujeres y hombres, Quijotes que se anticiparon a Cervantes y a su momento, fueron frustradas a manos del Imperio que más poder acumuló en su tiempo.

Y en 2017 sigue haciendo falta un levantamiento político y social de sus gentes para evitar el progresivo vaciamiento de este territorio, una comunidad autónoma configurada de forma artificial en su día por los intereses de los políticos del postfranquismo, entonces en la UCD, y que después de décadas de gobiernos del Partido Popular sufre una pérdida de población galopante acompañada del envejecimiento de la misma.

Son cuestiones de las que se habla desde hace mucho tiempo sin que se tomen medidas efectivas para invertir las alarmantes tendencias que conducen a una comunidad sin futuro, sin pulso vital, con servicios públicos deteriorados que invita a todo aquel que pueda a escapar lugares con mejores perspectivas económicas y laborales.

Así parecen cumplirse los deseos de los gobiernos autonómicos del PP, que parecen preferir esta deriva que le garantiza voto cautivo y dependiente de su permanencia en las instituciones.

Al mismo tiempo, las únicas iniciativas económicas que se ponen en marcha consiste en poner a la venta nuestros recursos naturales, nuestra salud y nuestro medio ambiente al servicio de los intereses especulativos de las siniestras transnacionales en forma de proyectos puramente especulativas pero que deterioran nuestra tierra y el bienestar de las personas durante generaciones. Veanse los casos de la minera de uranio en Retortillo (Salamanca) o de feldespato en Ávila.

Seguimos viendo cómo una política de infraestructuras, megalómana y orientada al pelotazo, prioriza la alta velocidad frente a servicios de cercanías eficientes y sostenibles y frente una línea de la Vía de la Plata que lleva décadas clausurada. O vemos también cómo se han dedicado enormes recursos a Palacios de Congresos que permanecen infrautilizados mientras que las universidades públicas ven su futuro amenazados por los problemas económicos y los cambios en el sistema educativo.

Esta tendencia solo puede ser invertida con una esfuerzo constante y coordinado de todas aquellas fuerzas sociales y políticas que pensamos que Castilla y León tienen un futuro posible para que sus mujeres y hombres, mayores y jóvenes estén en su derecho de desarrollar sus proyectos de vida en sus pueblos y ciudades.

Ya decíamos el año pasado que hay que aunar esfuerzos para materializar reivindicaciones:

Sin realizar un proceso de acumulación de fuerzas desde las opciones transformadoras, capaz de aunar a quienes se identifiquen con el rojo o el verde, el púrpura o el morado, al que sea republicano o a quien venga de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, del mundo asociativo o de tantas plataformas que buscan construir un mundo mejor desde posiciones afines, no estaremos en condiciones de plantear una opción electoral que constituya una alternativa política viable frente a los gobiernos de la derecha que se han ido sucediendo durante las últimas décadas y, por tanto, seguiremos siendo la fuerza subalterna del territorio, sin influencia a la hora de plantear soluciones o afrontar los retos y problemas que afectan a todas las gentes que vivimos en este territorio dominado por las prácticas caciquiles, envejecido y cada día más despoblado por la falta de interés e incapacidad demostrada a la hora de sacar adelante iniciativas que combatan estos problemas.

No somos, no vamos a ser un espacio vacío, sino un lugar lleno de futuro.

ALTERNATIVA REPUBLICANA.

FEDERACIÓN DE CASTILLA Y LEÓN.